• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Naturaleza
    La diferencia entre el sistema digestivo humano y el sistema digestivo de una vaca

    Las vacas son rumiantes, lo que significa que regurgitan y vuelven a masticar sus alimentos, y poseen un sistema digestivo notablemente versátil. La mayoría de los aspectos del sistema digestivo de la vaca -desde los dientes hasta el esófago y los cuatro compartimentos estomacales- se descomponen y extraen energía de la materia vegetal, como hierba y heno, que el sistema digestivo humano consideraría carente de valor nutricional.

    Digestión inicial: los dientes y el esófago

    La digestión comienza en la boca, y la estructura de los dientes de una vaca es muy diferente a la de un ser humano. En lugar de tener dos filas de incisivos afilados, las vacas tienen una única fila inferior de incisivos y una almohadilla dental donde los humanos tienen una fila superior de incisivos. Debido a que gran parte de lo que las vacas consumen es fibra vegetal resistente, no pueden simplemente romperla mastándola como lo harían los humanos. Deben descomponerlo moliéndolo repetidamente contra la almohadilla dental, al igual que una mano de mortero moliendo material resistente contra un mortero. El esófago de una vaca, que transporta alimentos desde la boca hasta el estómago, también funciona de manera diferente a la de un ser humano. Su diseño es para el transporte bidireccional; las vacas regurgitan repetidamente y vuelven a masticar sus alimentos para descomponerlo aún más y permiten una digestión más eficiente en el estómago. En contraste, los humanos solo mastican su comida una vez. Para los humanos, la regurgitación de alimentos es un signo de malestar estomacal.

    Digestión primaria: el rumen y el retículo

    Los compartimientos principales del estómago de una vaca son el rumen y el retículo. El rumen es el más grande de estos y sirve como la cámara de almacenamiento principal. Tiene capacidad para 25 galones de comida con facilidad, mucho más que el galón que un estómago humano puede acomodar. Los alimentos que pasan al rumen se digieren no por enzimas o ácido, como en el estómago humano, sino por los millones de microbios que viven allí y descomponen los alimentos a través de un proceso llamado fermentación ruminal. A diferencia del estómago humano, que es relativamente inmóvil, el rumen se contrae una o dos veces por minuto, mezclando su contenido y asegurando que todos los alimentos se encuentren con los microbios digestivos.

    Digestión primaria: el proceso de fermentación del rumen
    < La fermentación del rumen es el proceso por el cual los microbios que viven en el rumen de la vaca descomponen la celulosa, o fibra, en los alimentos consumidos y la transforman en ácidos grasos. Estos ácidos grasos luego se absorben en el torrente sanguíneo directamente a través de las paredes del rumen y representan del 60 al 80 por ciento de las necesidades de energía de la vaca. En contraste, los humanos no pueden descomponer la celulosa y no derivan energía de ella. Los microbios en el rumen también sintetizan una variedad de vitaminas, que incluyen vitamina K y vitaminas del complejo B, que los humanos no pueden sintetizar y deben obtener directamente a través de sus dietas o suplementos. Finalmente, estos microbios sirven para fabricar proteínas a partir de nitrógeno no proteico, como la urea y el amoniaco, que luego la vaca convierte en aminoácidos. Los humanos, por el contrario, deben obtener aminoácidos directamente a través de su dieta. En general, la actividad de los microbios en el rumen permite a las vacas consumir y extraer valor nutritivo de una enorme variedad de alimentos, alimentos que el sistema digestivo humano encontraría nutricionalmente sin valor, incluidos los de heno, pasto y maíz.

    Digestión secundaria: el Omasum, el Abomasum y los Intestinos Grandes y Pequeños

    El omaso y el abomaso, también considerados parte del estómago de la vaca, funcionan de manera similar al estómago humano. El omaso reabsorbe un poco de agua, mientras que el abomaso produce enzimas y ácido para comenzar a digerir las proteínas. Luego, los alimentos pasan al intestino delgado, donde las grasas, los almidones, las vitaminas, los minerales y las proteínas se absorben en el torrente sanguíneo y luego en el intestino grueso, donde se reabsorbe el agua. La principal diferencia entre esta porción de vaca y los intestinos humanos es que los intestinos delgado y grueso son mucho más largos en las vacas; el intestino delgado mide 150 pies, mientras que el intestino grueso generalmente mide 33 pies. En humanos, estos números son de 20 pies y de 5 a 7 pies, respectivamente.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com