• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Biología
    Ejemplos de adaptación sensorial

    La adaptación sensorial es un fenómeno que ocurre cuando los receptores sensoriales se exponen a estímulos durante un período prolongado. Dependiendo del estímulo, los receptores pueden aumentar o disminuir su capacidad de respuesta, y desarrollarán una sensibilidad mejorada o disminuida al estímulo. Esto puede ocurrir con todos nuestros cinco sentidos básicos: vista, oído, olfato, tacto y gusto.

    TL; DR (demasiado largo; no leyó)

    La adaptación sensorial ocurre cuando el Los receptores sensoriales del cuerpo están expuestos a estímulos particulares como ruidos fuertes, altas temperaturas o olores fuertes durante el tiempo suficiente para que los receptores disminuyan su sensibilidad a los estímulos, haciéndolos menos visibles. Esto sucede cuando un fumador de tabaco deja de notar el olor en su ropa y cabello, o cuando un baño caliente se siente fresco después de estar en el agua durante varios minutos. La adaptación sensorial también ocurre cuando ciertos estímulos disminuyen y los receptores aumentan su sensibilidad, como cuando alguien entra a un edificio oscuro y sus pupilas se dilatan para absorber la mayor cantidad de luz posible.
    Adaptación luz-oscuridad

    El sistema visual de nuestro cuerpo puede ajustarse automáticamente al nivel de intensidad de la luz en el entorno. Esta adaptación ocurre cuando ingresa a un edificio oscuro después de la exposición a la luz solar. Sus pupilas se dilatan para que la retina tenga acceso a luz adicional. Los conos de tus ojos aumentan en sensibilidad como reacción a la oscuridad; sin embargo, se adaptan en aproximadamente cinco minutos. Las varillas en sus ojos tienen químicos que aumentan con luz limitada y también ayudan en la adaptación.
    Adaptación al ruido

    Las personas se adaptan al ruido dentro de su entorno. Para aquellos que viven en un área con tráfico continuo, sus oídos se adaptan al sonido constante hasta que ya no escuchan el ruido del tráfico. Con sonidos más fuertes, como una banda de rock que suena al entrar en un club nocturno, el músculo unido al hueso del oído interno se contrae, lo que reduce la transmisión de la vibración del sonido. Esto disminuye las vibraciones en el oído interno, ajustándose así al nivel de ruido.
    Adaptación del olor

    Quienes fuman tabaco no notan el olor a cigarrillo. Los no fumadores generalmente pueden oler el olor a cigarrillo intensamente y, si están en presencia de un fumador, pueden olerlo no solo en presencia del fumador sino que continuarán oliendo el olor en su ropa, cabello y otros artículos mucho después de que los dos se hayan separado. Esta misma adaptación ocurre cuando se usa perfume o colonia: dentro de una hora de aplicar la fragancia, el usuario ya no huele el aroma.
    Adaptación a la temperatura

    La sensación de calor y frío es una adaptación a la sensación de toque. Un ejemplo principal es la rapidez con que nuestros cuerpos se ajustan a la temperatura del agua cuando se bañan. El agua del baño puede sentirse extremadamente caliente al entrar en la bañera; sin embargo, en minutos el agua puede sentirse fría al tacto. La temperatura del agua no ha cambiado significativamente; nuestros cuerpos se han adaptado a la temperatura.
    Adaptación al sabor

    Las papilas gustativas en nuestra boca juegan un papel crítico durante la alimentación. Nuestras lenguas tienen aproximadamente 2,000 a 8,000 papilas gustativas divididas en cuatro sabores básicos: agrio, dulce, amargo y salado. Al comer un alimento específico, el sabor inicial es muy distinto e identificado por las neuronas sensoriales de la lengua. A medida que continúa comiendo, el sabor no es tan fuerte y no tiene el mismo impacto, lo que se debe a la adaptación sensorial.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com