• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Naturaleza
    ¿Qué aportan los hongos al ecosistema?

    Los hongos desempeñan un papel importante en el ciclo de la energía dentro y entre los ecosistemas. Los hongos se encuentran en ambientes terrestres, marinos y de agua dulce, y son parte de una comunidad diversa de "descomponedores" que descomponen plantas y animales muertos. Además de los hongos, esta comunidad incluye bacterias, pequeños invertebrados, como nematodos e invertebrados más grandes, como caracoles, escarabajos y lombrices de tierra. Los hongos transforman la materia orgánica en formas que pueden ser utilizadas por otros descomponedores y en alimentos para las plantas.

    Descomposición

    Los hongos viven en todas partes donde hay humedad presente. Se pueden encontrar como organismos unicelulares, como la levadura, que son invisibles a simple vista, y como organismos multicelulares, como hongos, que están formados por hebras de células llamadas "hifas". Los hongos están muy extendidos y son numerosos que constituyen una gran proporción de la biomasa en cualquier ecosistema dado. Los hongos desempeñan un papel muy importante en el proceso de descomposición, ya que pueden descomponer los materiales orgánicos difíciles, como la celulosa y la lignina, que los invertebrados encuentran difíciles de digerir. Los hongos liberan enzimas digestivas que se utilizan para metabolizar compuestos orgánicos complejos en nutrientes solubles, como azúcares simples, nitratos y fosfatos. A diferencia de los animales, que digieren los alimentos dentro de sus cuerpos, los hongos digieren los alimentos fuera de sus "cuerpos" y luego absorben los nutrientes en sus células.

    Ciclismo de nutrientes

    Las plantas requieren nutrientes para crecer, pero los nutrientes rara vez están disponibles libremente en el suelo o en el agua porque están encerrados en compuestos insolubles. Por lo tanto, las plantas dependen de los descomponedores para proporcionarles nutrientes solubles que pueden ser absorbidos por las raíces. Por ejemplo, el nitrógeno, uno de los nutrientes vegetales más importantes, está encerrado en proteínas que las plantas no absorben fácilmente, aunque se ha demostrado que algunas plantas lo hacen. Los hongos metabolizan proteínas y liberan formas inorgánicas de nitrógeno, como el nitrato, que pueden absorber fácilmente las raíces de las plantas. En ambientes de agua dulce, los hongos son fundamentales para la transferencia de energía de los bosques ribereños a los ecosistemas acuáticos, al descomponer la madera y la hojarasca que cae al agua. En los sistemas terrestres, los hongos transfieren energía desde el suelo hasta debajo de ella, donde se recicla a las plantas.

    Simbiosis

    Algunas especies de hongos forman relaciones simbióticas con las plantas. Los hongos micorrízicos están asociados con las raíces de las plantas. Esta relación es mutuamente beneficiosa porque los hongos facilitan la transferencia de nutrientes del suelo a las raíces de las plantas y, a su vez, reciben carbono de la planta. El carbono es almacenado por hongos en el suelo y, por lo tanto, no se libera como dióxido de carbono. Alguna vez se pensó que las plantas eran la única fuente de carbono para los hongos micorrízicos. Sin embargo, un artículo publicado en la edición de mayo de 2008 de "Ecología funcional" revela que los hongos micorrízicos pueden descomponer activamente el carbono orgánico y, por lo tanto, desempeñar un papel más importante en la pérdida de carbono y la aportación del suelo de lo que se pensaba. Los líquenes son otro tipo de hongos que forman una relación simbiótica, pero lo hacen con las cianobacterias. Los líquenes proporcionan refugio a las bacterias, que a su vez producen energía y carbono para los líquenes mediante la fotosíntesis.

    Fuente de alimentación

    Hay muchos animales que dependen parcialmente, o totalmente, de los hongos como fuente de alimento. . Los mamíferos herbívoros tienden a ser alimentadores de hongos oportunistas, comiendo hongos si se topan con ellos mientras buscan en el bosque. Sin embargo, para algunos animales, los hongos constituyen una gran parte de sus dietas. Algunos ejemplos son el caribú, que depende en gran medida de los líquenes de los árboles durante el invierno cuando no se dispone de alimentos de hoja, y el potoroo de nariz larga, un mamífero australiano cuya dieta consiste casi en su totalidad en cuerpos fructíferos fúngicos. Muchos invertebrados también comen hongos, tanto de forma oportunista como activa. Los invertebrados de corriente reciben energía extra cuando comen hojas en descomposición que tienen hongos creciendo en ellas. Las babosas de plátano se observan comúnmente alimentándose de hongos y otros hongos, que parecen favorecer a otros alimentos.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com