• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  • ¿Cómo funciona un medidor de deformación?

    Como su nombre lo indica, un medidor de deformación detecta los cambios de tensión, en todo, desde las alas del avión en un entorno de prueba hasta partes del cuerpo humano. La mayoría de los extensímetros miden los cambios en la resistencia eléctrica que ocurren cuando un objeto sufre tensión.

    La electrónica detrás de las mediciones

    El estrés es una fuerza ejercida sobre un objeto, mientras que la tensión es la deformación que sufre un objeto bajo estrés. Los medidores de deformación son lo suficientemente sensibles como para identificar las deformaciones mínimas que el ojo no puede ver. Si construyes una galga extensométrica típica, colocarás una lámina de metal o un cable en un material de respaldo flexible y lo colocarás en el objeto que deseas monitorear. Cuando ese objeto se deforma, la lámina o alambre hace lo mismo, lo que hace que aumente su resistencia. Si el objeto estira el alambre o papel de aluminio cuando se produce la compresión, la resistencia disminuye.

    Medidores de deformación en funcionamiento

    Las personas usan galgas extensométricas para una variedad de propósitos creativos. Por ejemplo, una compañía llamada Sensimed desarrolló una pequeña galga extensométrica que detecta pequeños cambios de presión en los ojos de un paciente con glaucoma. Los ingenieros que realizan una prueba de equilibrio de fuerzas en un túnel de viento pueden someter las alas del avión a múltiples niveles de fuerza y ​​medirlas con precisión utilizando medidores de deformación. Estos dispositivos también ayudan a las compañías a probar y probar nuevos productos antes de liberarlos.

    Métodos de medición alternativos

    Hay medidores de deformación que miden la tensión usando métodos acústicos, mecánicos, ópticos y de otro tipo. Debido a que el costo, la complejidad y otros factores limitan su uso generalizado, los medidores que detectan cambios de resistencia siguen siendo los más comunes. Los sensores ópticos, por ejemplo, miden la deformación, pero son delicados y más adecuados para el trabajo de laboratorio. Los medidores mecánicos de tensión también funcionan, pero son voluminosos y no ofrecen altas resoluciones.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com