• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Geología
    Tres tipos de límites convergentes

    La litosfera de la Tierra, compuesta por la corteza exterior y la sección rígida y superior del manto, está dividida en segmentos móviles llamados placas tectónicas en las que andan los océanos y los continentes. Las placas pueden divergir o deslizarse una tras otra; donde colisionan, forman límites convergentes tumultuosos, donde una placa se destruye -de ahí el término alternativo límites destructivos de las placas- o se atasca una contra la otra. Los tipos de límites convergentes incluyen oceánico /oceánico, oceánico /continental y continental /continental.

    TL; DR (demasiado largo; no lo leyó)

    Los límites convergentes se producen cuando las placas tectónicas colisionan, lo que lleva lugar donde se encuentran dos placas oceánicas, donde se encuentran dos placas continentales o donde una placa oceánica se encuentra con una placa continental.

    Límites convergentes oceánicos /oceánicos

    Donde las placas oceánicas diferentes se topan entre sí, las más antiguas - y por lo tanto más frío y más denso - uno se zambulle debajo del otro; en otras palabras, subduce. Tal límite convergente incluye una zanja del fondo marino que marca la zona de subducción sacudida por el terremoto, así como un arco insular: una línea de volcanes creada por el derretimiento de las rocas en el manto asociado con la subducción. Otras características de un límite convergente oceánico /oceánico son la cuenca de antebrazo entre la zanja y el arco de la isla y la cuenca del borde posterior en el lado opuesto del arco.

    Un ejemplo de un límite convergente oceánico /oceánico es aquel entre las placas del Pacífico y Mariana, que incluyen el arco de las Islas Marianas y una zona de subducción que abarca la Fosa de las Marianas, la parte más profunda del Océano Mundial. El océano mundial es el nombre del grupo colectivo de océanos del planeta.

    Límites convergentes oceánico /continental

    Cuando las placas oceánicas y continentales colisionan, la primera se subduce debajo de la última porque la corteza oceánica - rico en hierro y magnesio: es más denso que la roca continental. Aquí nuevamente se produce una zona de subducción, al igual que un arco volcánico que se desarrolla en el lado continental del límite; en el medio, los sedimentos desprendidos contra el margen continental forman una cuña de acreción.

    La costa occidental de las Américas, parte del Anillo de Fuego del Pacífico, llamado así por la enérgica agitación volcánica y sísmica de la cuenca del Pacífico, alberga este tipo de la convergencia tectónica. A lo largo de la costa del noroeste del Pacífico, por ejemplo, las placas oceánicas que subducen debajo de la placa de América del Norte crean la zona de subducción de Cascadia, alimentando los volcanes de la Cordillera Cascade; la placa de Nazca (y, en menor medida, Antártica) subduciendo bajo la Placa de América del Sur, mientras tanto, elevó los Andes y acribilló ese imponente rango con volcanes. Ambas regiones son vulnerables a los terremotos severos asociados con esta intensa colisión de placas.

    Límites convergentes continentales /continentales

    Los límites convergentes entre las placas continentales son un poco diferentes a los mashups oceánicos /oceánicos y oceánicos /continentales. La litosfera continental es demasiado flotante como para sumergirse profundamente, de modo que en lugar de una zona de subducción y una zanja, estos límites abarcan un grueso lío de corteza doblada y apilada. Esta compresión da como resultado cinturones montañosos masivos en lugar de los arcos volcánicos impulsados ​​por el magma de la zona de subducción en los otros dos casos.

    El ejemplo clásico de un límite convergente continental /continental es la superposición arrugada donde la placa india conduce a la Placa de Eurasia, una colisión tectónica que ha arrojado las montañas más grandes del mundo, el Himalaya, así como la vasta y alta meseta tibetana. Al oeste, los Alpes crecieron de manera similar a través de la colisión de las placas africanas y euroasiáticas.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com