• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Química
    Lípidos: definición, estructura, función y ejemplos

    Los lípidos comprenden un grupo de compuestos como grasas, aceites, esteroides y ceras que se encuentran en organismos vivos. Tanto los procariotas como los eucariotas poseen lípidos, que desempeñan muchas funciones biológicas importantes, como la formación de membranas, protección, aislamiento, almacenamiento de energía, división celular y más. En medicina, los lípidos se refieren a las grasas de la sangre.

    TL; DR (demasiado largo; no se leyó)

    Los lípidos designan grasas, aceites, esteroides y ceras que se encuentran en los organismos vivos. Los lípidos cumplen múltiples funciones entre las especies, para el almacenamiento de energía, protección, aislamiento, división celular y otras funciones biológicas importantes.
    Estructura de los lípidos

    Los lípidos están hechos de un triglicérido que está hecho del alcohol glicerol, más ácidos grasos. Las adiciones a esta estructura básica producen una gran diversidad de lípidos. Hasta ahora se han descubierto más de 10,000 tipos de lípidos, y muchos trabajan con una gran diversidad de proteínas para el metabolismo celular y el transporte de materiales. Los lípidos son considerablemente más pequeños que las proteínas.
    Ejemplos de lípidos

    Los ácidos grasos son un tipo de lípidos y sirven como bloques de construcción para otros lípidos también. Los ácidos grasos contienen grupos carboxilo (-COOH) unidos a una cadena de carbono con hidrógenos unidos. Esta cadena es insoluble en agua. Los ácidos grasos pueden ser saturados o insaturados. Los ácidos grasos saturados tienen enlaces de carbono simples, mientras que los ácidos grasos insaturados tienen enlaces de carbono dobles. Cuando los ácidos grasos saturados se combinan con triglicéridos, esto da como resultado grasas sólidas a temperatura ambiente. Esto se debe a que su estructura hace que se junten fuertemente. En contraste, los ácidos grasos insaturados combinados con triglicéridos tienden a producir aceites líquidos. La estructura retorcida de las grasas insaturadas produce una sustancia más fluida y más suelta a temperatura ambiente.

    Los fosfolípidos están formados por un triglicérido con un grupo fosfato sustituido por un ácido graso. Se pueden describir como que tienen una cabeza cargada y una cola de hidrocarburos. Sus cabezas son hidrofílicas o amantes del agua, mientras que sus colas son hidrófobas o repelentes al agua.

    Otro ejemplo de un lípido es el colesterol. Los colesteroles se organizan en estructuras de anillos rígidos de cinco o seis átomos de carbono, con hidrógenos unidos y una cola flexible de hidrocarburos. El primer anillo contiene un grupo hidroxilo que se extiende a los ambientes acuáticos de las membranas celulares de los animales. Sin embargo, el resto de la molécula es insoluble en agua.

    Los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) son lípidos que ayudan a la fluidez de la membrana. Los PUFA participan en la señalización celular relacionada con la inflamación neural y el metabolismo energético. Pueden proporcionar efectos neuroprotectores como ácidos grasos omega-3 y, en esta formulación, son antiinflamatorios. Para los ácidos grasos omega-6, los PUFA pueden causar inflamación.

    Los esteroles son lípidos que se encuentran en las membranas vegetales. Los glucolípidos son lípidos ligados a los carbohidratos y forman parte de los depósitos de lípidos celulares.
    Funciones de los lípidos

    Los lípidos juegan varios papeles en los organismos. Los lípidos constituyen barreras protectoras. Comprenden las membranas celulares y parte de la estructura de las paredes celulares en las plantas. Los lípidos proporcionan almacenamiento de energía a plantas y animales. Muy a menudo, los lípidos funcionan junto con las proteínas. Las funciones lipídicas pueden verse afectadas por los cambios en sus grupos de cabeza polar, así como por sus cadenas laterales.

    Los fosfolípidos forman la base de las bicapas lipídicas, con su naturaleza anfipática, que forman las membranas celulares. La capa externa interactúa con el agua, mientras que la capa interna existe como una sustancia oleosa flexible. La naturaleza líquida de las membranas celulares ayuda en su función. Los lípidos constituyen no solo las membranas plasmáticas, sino también los compartimentos celulares, como la envoltura nuclear, el retículo endoplásmico (RE), el aparato de Golgi y las vesículas.

    Los lípidos también participan en la división celular. Las células en división regulan el contenido de lípidos dependiendo del ciclo celular. Al menos 11 lípidos están involucrados en la actividad del ciclo celular. Los esfingolípidos juegan un papel en la citocinesis durante la interfase. Debido a que la división celular produce tensión en la membrana plasmática, los lípidos parecen ayudar con los aspectos mecánicos de la división, como la rigidez de la membrana.

    Los lípidos proporcionan barreras protectoras para tejidos especializados como los nervios. La vaina protectora de mielina que rodea los nervios contiene lípidos.

    Los lípidos proporcionan la mayor cantidad de energía del consumo, ya que tienen más del doble de energía que las proteínas y los carbohidratos. El cuerpo descompone las grasas en la digestión, algunas para las necesidades energéticas inmediatas y otras para el almacenamiento. El cuerpo recurre al almacenamiento de lípidos para hacer ejercicio mediante el uso de lipasas para descomponer esos lípidos y, finalmente, producir más adenosina trifosfato (ATP) para alimentar las células.

    En las plantas, los aceites de semillas como los triacilgliceroles (TAG) proporcionan Almacenamiento de alimentos para la germinación y crecimiento de semillas tanto en angiospermas como en gimnospermas. Estos aceites se almacenan en cuerpos oleosos (OB) y están protegidos por fosfolípidos y proteínas llamadas oleosinas. Todas estas sustancias son producidas por el retículo endoplásmico (ER). El cuerpo del aceite brota de la sala de emergencias.

    Los lípidos dan a las plantas la energía necesaria para sus procesos metabólicos y señales entre las células. El floema, una de las principales porciones de transporte de plantas (junto con el xilema), contiene lípidos como colesterol, sitosterol, campoterol, estigmasterol y varias hormonas y moléculas lipofílicas variables. Los diversos lípidos pueden desempeñar un papel en la señalización cuando una planta está dañada. Los fosfolípidos en las plantas también funcionan en respuesta a los factores estresantes ambientales en las plantas, así como en respuesta a las infecciones por patógenos.

    En los animales, los lípidos también sirven como aislamiento del medio ambiente y como protección para los órganos vitales. Los lípidos también brindan flotabilidad e impermeabilización.

    Los lípidos llamados ceramidas, que son a base de esfingoides, realizan funciones importantes para la salud de la piel. Ayudan a formar la epidermis, que sirve como la capa más externa de la piel que protege del medio ambiente y evita la pérdida de agua. Las ceramidas funcionan como precursores del metabolismo de los esfingolípidos; El metabolismo activo de los lípidos ocurre dentro de la piel. Los esfingolípidos forman lípidos estructurales y de señalización que se encuentran en la piel. Las esfingomielinas, hechas de ceramidas, prevalecen en el sistema nervioso y ayudan a las neuronas motoras a sobrevivir.

    Los lípidos también juegan un papel en la señalización celular. En los sistemas nerviosos central y periférico, los lípidos controlan la fluidez de las membranas y ayudan en la transmisión de señales eléctricas. Los lípidos ayudan a estabilizar las sinapsis.

    Los lípidos son esenciales para el crecimiento, un sistema inmunológico saludable y la reproducción. Los lípidos permiten que el cuerpo almacene vitaminas en el hígado, como las vitaminas liposolubles A, D, E y K. El colesterol sirve como precursor de hormonas como el estrógeno y la testosterona. También produce ácidos biliares, que disuelven la grasa. El hígado y los intestinos producen aproximadamente el 80 por ciento del colesterol, mientras que el resto se obtiene de los alimentos.
    Lípidos y salud

    Generalmente, las grasas animales están saturadas y, por lo tanto, son sólidas, mientras que los aceites vegetales tienden a ser insaturados y, por lo tanto, líquido. Los animales no pueden producir grasas insaturadas, por lo que esas grasas deben consumirse de productores como plantas y algas. A su vez, los animales que comen esos consumidores de plantas (como los peces de agua fría) obtienen esas grasas beneficiosas. Las grasas no saturadas son las grasas más saludables para comer, ya que disminuyen el riesgo de enfermedades. Ejemplos de estas grasas incluyen aceites como los aceites de oliva y girasol, así como semillas, nueces y pescado. Las verduras de hoja verde también son buenas fuentes de grasas dietéticas insaturadas. Los ácidos grasos en las hojas se usan en los cloroplastos.

    Las grasas trans son aceites planos parcialmente hidrogenados que se parecen a las grasas saturadas. Anteriormente utilizadas en la cocina, las grasas trans ahora se consideran insalubres para el consumo.

    Las grasas saturadas deben consumirse menos que las grasas no saturadas, ya que las grasas saturadas pueden aumentar el riesgo de enfermedad. Los ejemplos de grasas saturadas incluyen la carne roja de animales y los productos lácteos grasos, así como el aceite de coco y el aceite de palma.

    Cuando los profesionales médicos se refieren a los lípidos como grasas en la sangre, esto describe el tipo de grasas que a menudo se discuten sobre la salud cardiovascular, particularmente colesterol. Las lipoproteínas ayudan en el transporte del colesterol a través del cuerpo. La lipoproteína de alta densidad (HDL) se refiere al colesterol que es una grasa "buena". Sirve para ayudar a eliminar el colesterol malo a través del hígado. Los colesteroles "malos" incluyen LDL, IDL, VLDL y ciertos triglicéridos. Las grasas malas aumentan el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular debido a su acumulación como placa, lo que puede conducir a arterias obstruidas. Por lo tanto, un equilibrio de lípidos es crucial para la salud.

    Las condiciones inflamatorias de la piel pueden beneficiarse del consumo de ciertos lípidos como el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docsahexaenoico (DHA). Se ha demostrado que la EPA altera el perfil de ceramida de la piel.

    Una serie de enfermedades están relacionadas con los lípidos en el cuerpo humano. La hipertrigliceridemia, una condición de triglicéridos altos en la sangre, puede provocar pancreatitis. Varios medicamentos funcionan para reducir los triglicéridos, como las enzimas que degradan las grasas de la sangre. También se ha encontrado una alta reducción de triglicéridos en algunos individuos mediante suplementos médicos a través del aceite de pescado.

    La hipercolesterolemia (colesterol alto en sangre) puede ser adquirida o genética. Las personas con hipercolesterolemia familiar poseen valores de colesterol extraordinariamente altos que no se pueden controlar con medicamentos. Esto aumenta enormemente el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, y muchas personas mueren antes de llegar a los 50 años de edad.

    Las enfermedades genéticas que provocan una alta acumulación de lípidos en los vasos sanguíneos se denominan enfermedades de almacenamiento de lípidos. Este almacenamiento excesivo de grasa produce efectos nocivos para el cerebro y otras partes del cuerpo. Algunos ejemplos de enfermedades de almacenamiento de lípidos incluyen la enfermedad de Fabry, la enfermedad de Gaucher, la enfermedad de Niemann-Pick, la enfermedad de Sandhoff y la enfermedad de Tay-Sachs. Desafortunadamente, muchas de estas enfermedades de almacenamiento de lípidos provocan enfermedades y la muerte a una edad temprana.

    Los lípidos también juegan un papel en las enfermedades de las neuronas motoras (EMN), ya que estas afecciones se caracterizan no solo por la degeneración y muerte de las neuronas motoras. pero también problemas con el metabolismo de los lípidos. En las EMN, los lípidos estructurales del sistema nervioso central cambian, y esto afecta tanto a las membranas como a la señalización celular. Por ejemplo, el hipermetabolismo ocurre con la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Parece haber un vínculo entre la nutrición (en este caso, no se consumen suficientes calorías de lípidos) y el riesgo de desarrollar ELA. Los lípidos más altos corresponden a mejores resultados para los pacientes con ELA. Los medicamentos dirigidos a los esfingolípidos se consideran tratamientos para pacientes con ELA. Se necesita más investigación para comprender mejor los mecanismos involucrados y proporcionar opciones de tratamiento adecuadas.

    En la atrofia muscular espinal (AME), una enfermedad genética autosómica recesiva, los lípidos no se usan adecuadamente para obtener energía. Las personas con AME poseen una masa alta en grasas en un entorno de ingesta baja en calorías. Por lo tanto, una vez más, la disfunción del metabolismo de los lípidos desempeña un papel importante en una enfermedad de la neurona motora.

    Existe evidencia de que los ácidos grasos omega-3 juegan un papel beneficioso en enfermedades degenerativas como las enfermedades de Alzheimer y Parkinson. Esto no ha demostrado ser el caso de la ELA y, de hecho, se ha encontrado el efecto contrario de la toxicidad en modelos de ratones.
    Investigación en curso sobre lípidos

    Los científicos continúan descubriendo nuevos lípidos. Actualmente, los lípidos no se estudian a nivel de proteínas y, por lo tanto, se entienden menos. Gran parte de la clasificación actual de lípidos se basaba en químicos y biofísicos, con énfasis en la estructura más que en la función. Además, ha sido difícil extraer las funciones lipídicas debido a su tendencia a combinarse con proteínas. También es difícil dilucidar la función lipídica en las células vivas. La resonancia magnética nuclear (RMN) y la espectrometría de masas (EM) producen cierta identificación de lípidos con la ayuda del software informático. Sin embargo, se necesita una mejor resolución en microscopía para obtener información sobre los mecanismos y funciones de los lípidos. En lugar de analizar un grupo de extractos lipídicos, se necesitará una EM más específica para aislar los lípidos de sus complejos proteicos. El etiquetado de isótopos puede servir para mejorar la visualización y, por lo tanto, la identificación.

    Está claro que los lípidos, además de sus características estructurales y energéticas conocidas, desempeñan un papel en importantes funciones motoras y señalización. A medida que la tecnología mejora para identificar y visualizar los lípidos, se necesitará más investigación para determinar la función de los lípidos. Eventualmente, la esperanza es que se puedan diseñar marcadores que no alteren demasiado la función lipídica. Ser capaz de manipular la función lipídica a niveles subcelulares podría proporcionar un avance en la investigación. Esto podría revolucionar la ciencia de la misma manera que lo ha hecho la investigación de proteínas. A su vez, podrían hacerse nuevos medicamentos que potencialmente ayudarían a quienes padecen trastornos de lípidos.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com