• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Naturaleza
    Efecto de la industria maderera en la contaminación del agua

    Los bosques juegan un papel importante en la protección de la integridad de los sistemas acuáticos. La cosecha forestal puede cambiar drásticamente las características físicas y biológicas de las cuencas hidrográficas, eliminando los amortiguadores vegetativos que protegen las aguas superficiales de los elementos y alterando el movimiento del agua. Otras actividades relacionadas con las operaciones madereras, como la aplicación de fertilizantes y pesticidas, y las prácticas de eliminación de desechos de las fábricas de papel de celulosa, también contribuyen a la contaminación del agua. La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Informa que el uso de las mejores prácticas de gestión en la industria ha reducido la contaminación del agua en las últimas décadas, pero que la contaminación sigue siendo un problema importante.

    Sedimento y flujo

    La vegetación forestal ayuda a regular el agua fluir a las aguas superficiales. El agua es absorbida del suelo por las raíces de las plantas y liberada a la atmósfera por las hojas, un proceso conocido como evapotranspiración. Las raíces de las plantas también unen el suelo y lo protegen de la erosión. El agua de lluvia y la nieve derretida drenan sin obstáculos desde las áreas cosechadas, lo que provoca un mayor flujo de referencia y aumenta las posibilidades de inundación. El suelo no protegido se puede lavar fácilmente en el agua, y la alteración del suelo por otras actividades, como la construcción de carreteras, puede agravar este problema. Estos resultados pueden tener efectos devastadores en organismos acuáticos que tienen estilos de vida adaptados para adaptarse al flujo natural y a los regímenes de sedimentos. Por ejemplo, los flujos altos durante la temporada de desove pueden arrastrar los huevos de peces puestos en el fondo de la corriente. Muchos invertebrados acuáticos requieren grava o arena para vivir y no tolerarán fondos fangosos de arroyos. El alto flujo y la poca claridad del agua también pueden afectar la capacidad de los peces e invertebrados para capturar sus presas. Los problemas causados ​​por la erosión no están restringidos a los hábitats de agua dulce, ya que los sedimentos viajan río abajo y se acumulan en los estuarios.

    Contaminación química

    Los fertilizantes inorgánicos y los pesticidas sintéticos se usan a menudo para aumentar el crecimiento de los árboles . Estas sustancias se diseminan típicamente en helicóptero, un método que puede conducir a una aplicación excesiva y a la contaminación directa de las aguas superficiales. Los nutrientes fertilizantes promueven el crecimiento excedente de algas y plantas acuáticas. El oxígeno en el agua se agota cuando grandes cantidades de materia vegetal se descomponen por bacterias. Los peces y los invertebrados acuáticos experimentan estrés fisiológico en condiciones de poco oxígeno, y algunas especies, como las truchas, los salmones y las efímeras, son más sensibles que otras. Una segunda fuente de contaminación química es el efluente producido por las plantas de celulosa. Los molinos están obligados a tratar sus desechos, pero la efectividad de las instalaciones de tratamiento para eliminar contaminantes varía. El efluente del molino contiene grandes cantidades de nutrientes y materia orgánica. Los residuos de los molinos y los pesticidas contienen productos químicos orgánicos, como las dioxinas y los bencenos, que son tóxicos para la vida acuática. Los efectos incluyen daño tisular, problemas reproductivos y del desarrollo, inmunodeficiencia, crecimiento reducido y relaciones sexuales sesgadas por mujeres.

    Contaminación lumínica

    La cantidad de luz solar que llega a las aguas superficiales aumenta dramáticamente cuando los árboles adyacentes están cosechado La luz del sol permite que las algas y las plantas crezcan en abundancia, lo que genera problemas de agotamiento del oxígeno y aumenta la temperatura del agua. El agua tibia es menos capaz de contener oxígeno que el agua fría, por lo que también puede reducir los niveles de oxígeno disuelto en el agua. Las especies de peces adaptadas al frío, como la trucha, se ven gravemente afectadas por la alta temperatura del agua. Incluso un pequeño aumento en la temperatura acelera el metabolismo del pescado, lo que hace que aumenten los requerimientos de energía. El aumento de la demanda metabólica puede reducir el crecimiento de los peces, ya que muchas corrientes forestales y lagos no contienen suficientes presas para compensar la mayor demanda de alimentos. Retener los amortiguadores forestales de 10 o más metros alrededor de las aguas superficiales ayuda a protegerlos de los efectos de la luz y la temperatura.

    Pérdida de recursos

    Los ecosistemas acuáticos en las cuencas forestales dependen en gran medida de los recursos que caen del bosque circundante. Muchos invertebrados acuáticos se alimentan de hojas caídas, partículas orgánicas y madera, y los peces que se alimentan a la deriva dependen en gran medida de los invertebrados terrestres que caen como fuente de alimento. Los troncos caídos crean un hábitat vital para muchas criaturas acuáticas. La cosecha del bosque circundante tiene efectos mixtos sobre los organismos acuáticos. Por ejemplo, la limpieza forestal beneficia a los invertebrados que se alimentan de algas, mientras que los organismos que dependen de las hojas, la madera y las presas terrestres pueden verse afectados negativamente por los cambios a corto plazo en la disponibilidad de alimentos. Las especies de plantas caducas se restablecen en los primeros años posteriores a la cosecha, pero los árboles que proporcionan otros materiales, como agujas de coníferas y troncos grandes, tardan décadas en restablecerse.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com