• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Naturaleza
    Cuatro consecuencias de la deforestación

    La deforestación, que es la pérdida de hábitats forestales silvestres debido a la actividad humana, se ha convertido en un problema global a medida que aumenta la demanda de madera. La reducción de los bosques puede causar problemas de gran alcance, incluida la erosión del suelo, la interrupción del ciclo del agua, las emisiones de gases de efecto invernadero y las pérdidas de biodiversidad. Combinados, estos cuatro problemas afectan no solo a las plantas y animales silvestres, sino también a los seres humanos.

    TL; DR (demasiado tiempo; no se leyó)

    La deforestación afecta a animales, plantas y humanos salvajes en al menos cuatro formas distintas: a través de la erosión del suelo, que puede conducir a vías fluviales obstruidas y otros problemas; a través de la interrupción del ciclo del agua, que puede conducir a la desertificación y la pérdida de hábitat; a través de las emisiones de gases de efecto invernadero, que contribuyen al cambio climático global; y a través de las pérdidas de biodiversidad, que pueden conducir a la extinción y la pérdida de la belleza natural.
    Erosión del suelo

    Es fácil pensar en el suelo como compacto e inmóvil, pero eso no siempre es exacto. El suelo puede ser sorprendentemente suelto y no siempre se queda en el mismo lugar. Puede ser arrastrado por la lluvia o arrastrado por el viento si no está bien anclado. ¿Qué ancla el suelo en su lugar? Las raíces de las plantas, en su mayoría. Esto es especialmente cierto para los árboles, que tienen raíces lo suficientemente grandes como para anclar grandes extensiones de tierra. Cuando los humanos talan grandes bosques, la erosión del suelo puede convertirse en un problema grave. En algunas áreas, la erosión del suelo puede conducir a deslaves catastróficos. Grandes cantidades de tierra pueden arrastrarse a las corrientes y ríos locales, obstruyendo las vías fluviales y causando daños a las estructuras hidroeléctricas y la infraestructura de riego. En ciertas áreas, los problemas de erosión del suelo causados por la deforestación conducen a problemas agrícolas y a la pérdida de energía eléctrica confiable.
    Interrupción del ciclo del agua

    El ciclo del agua es el proceso por el cual se distribuye toda el agua en la tierra. El agua de los océanos de la Tierra, así como de la superficie de los cuerpos de agua dulce, se evapora y se condensa en nubes. Los árboles y otras plantas también extraen agua subterránea y la liberan a la atmósfera durante la fotosíntesis. Luego, las nubes producen lluvia, que se convierte en agua subterránea y, finalmente, en agua del océano nuevamente.

    Sin embargo, cuando se talan grandes cantidades de árboles, el agua que generalmente extraen, almacenan y liberan a la atmósfera ya no está presente. Esto significa que los bosques despejados, que alguna vez tuvieron un suelo húmedo y fértil y mucha lluvia se volvieron áridos y secos. Este tipo de cambio en el clima se llama desertificación. Estas condiciones secas pueden aumentar el riesgo de incendio en las turberas y una gran pérdida de vidas para las plantas y animales que alguna vez vivieron en el bosque.
    Emisiones de gases de efecto invernadero

    Gases de efecto invernadero como el metano y el dióxido de carbono son gases que atrapan el calor en la atmósfera de la Tierra y conducen al cambio climático global. Afortunadamente, además de liberar oxígeno y agua a la atmósfera, los árboles también absorben dióxido de carbono. Mientras los árboles aún viven, funcionan como filtros eficientes de gases de efecto invernadero. En el momento en que se reducen, el dióxido de carbono que se almacenaba en sus troncos y hojas se libera a la atmósfera, contribuyendo aún más a la acumulación de gases de efecto invernadero. Después de que los árboles se eliminan de una gran porción de tierra, el dióxido de carbono en esa área ya no puede ser absorbido como lo era antes.

    El cambio climático global, provocado por una acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra, afecta animales salvajes, plantas y humanos a través de cambios climáticos y una mayor probabilidad de desastres naturales. Se estima que la deforestación contribuye hasta un 30 por ciento a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero cada año.
    Pérdidas de biodiversidad

    Los seres vivos han dominado el arte de adaptarse a los nuevos entornos. Así es como la vida en la Tierra logra prosperar desde la tundra ártica hasta los desiertos ardientes. Sin embargo, toma tiempo para que la vida se adapte. La deforestación altera la tierra demasiado rápido para que las plantas y los animales puedan hacer frente, lo que significa que muchos de ellos no sobreviven. Si se produce suficiente deforestación, especies enteras pueden desaparecer. Esta pérdida de vidas se conoce como pérdida de biodiversidad.

    Las pérdidas de biodiversidad afectan los ecosistemas. Por ejemplo, si una pequeña especie de rana se extingue, podría afectar a las poblaciones de depredadores, como las aves que dependen de las ranas para alimentarse. Ciertas plantas pueden depender de las aves para esparcir sus semillas y también pueden sufrir pérdidas de población. Debido a que cada parte de un ecosistema depende de otras partes, la pérdida de una especie puede tener consecuencias de largo alcance para otras especies.

    Vale la pena señalar que las pérdidas de biodiversidad pueden conducir a lo que algunos dirían que es la peor consecuencia de la deforestación. - una pérdida de belleza natural y maravilla. Los bosques salvajes son lugares increíbles, llenos de todo tipo de vida. En lugares como el Amazonas, se descubren nuevas especies casi todos los años. Esta vida es hermosa para la vista y sorprendente para aprender, pero solo puede protegerse si la gente trabaja para detener la deforestación desenfrenada.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com