• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Naturaleza
    Ejemplos de sinergia en la naturaleza

    La sinergia se define ampliamente como los efectos combinados de dos o más organismos para producir un resultado mayor que el que obtendrían individualmente. La sinergia en la naturaleza incluye el altruismo, la reciprocidad, la interdependencia funcional, el mutualismo y el parasitismo. Las relaciones mutuales se producen entre dos especies que realizan "servicios" entre sí que no pueden llevar a cabo por sí solos. Por ejemplo, una abeja obtiene su alimento del néctar de una flor y el néctar es fertilizado por el polen transportado por la abeja durante la polinización. Este tipo de interacción se encuentra en varios tipos de entornos: el océano, en tierra, en bacterias e incluso en el intestino humano.

    Oxpeckers y cebras

    Un ejemplo de mutualismo es la relación entre cebras o pájaros muy pequeños llamados oxpeckers africanos. Las cebras tienen dos fuentes de alimento para los oxpeckers: las garrapatas en sus espaldas y su sangre que las aves chupan de las heridas de las picaduras de garrapatas. Sin embargo, la pérdida de sangre de oxpeckers es relativamente pequeña. Los oxpeckers actúan como un control de plagas pero también emiten un silbido cada vez que tienen miedo. Esto los convierte en un sistema de alarma para las cebras, por lo que pueden moverse a un área más segura cada vez que los oxpeckers ven a un depredador cercano. El oxpecker también tiene esta relación con el rinoceronte.

    Anémonas del mar

    Las anémonas de mar tienen relaciones mutualistas con otras especies en el fondo del océano. Se pueden encontrar en la parte posterior de los cangrejos ermitaños, y ambos se defienden de los depredadores. Las anémonas repelen a los pulpos tratando de comerse los cangrejos y los cangrejos repelen a las estrellas de mar que se alimentan de anémonas. El pez payaso también tiene una relación mutualista con las anémonas de mar. Las anémonas repelen a los depredadores de pez payaso al herirlos con sus tentáculos. Una capa protectora en la piel del pez payaso los protege de la picadura. Al mismo tiempo, los peces payaso asustan a los peces mariposa que intentan comer anémonas.

    Hongos

    Los hongos tienen una relación mutualista con varias especies de insectos en hábitats boscosos. Escarabajos y hormigas hongos "de granja": ayudan a crecerlos recolectando y moliendo hojas y alimentando las hojas con los hongos. Luego usan los hongos como alimento. La interacción es mutualista porque, aunque los insectos consumen los hongos, también ayudan a las poblaciones de hongos a aumentar proporcionándoles nutrición. Sin embargo, los hongos no son completamente dependientes de las hormigas o los escarabajos: sus esporas pueden flotar en otros lugares para vivir un estilo de vida más independiente.

    Bacterias intestinales

    Las bacterias se encuentran en los intestinos de varias especies donde se contagian la comida nos ayuda a descomponer los materiales digestibles. En alce, se necesitan bacterias para descomponer las cantidades masivas (alrededor de 160 litros) de material vegetal en el intestino. Estas bacterias tienen un amplio suministro de nutrición que ayuda a la digestión. Este tipo de bacteria también se encuentra en el intestino delgado humano, donde ayuda a descomponer los alimentos que consumimos. Los seres humanos tienen una relación mutualista con estas bacterias porque indirectamente alimentamos a estas bacterias cuando comemos alimentos.

    Virus beneficiosos

    La mayoría de los virus son dañinos, pero algunos virus tienen una relación mutuamente beneficiosa con sus anfitriones. Muchos virus ayudan a sus anfitriones atacando a sus competidores. Por ejemplo, el virus de la hepatitis G ralentiza el crecimiento del VIH, el virus que causa el SIDA, en humanos. Las bacterias producen virus dentro de sus células e infectan a los competidores con esos virus. Se necesitan otros virus para el desarrollo físico de su anfitrión. Cuando las avispas ponen huevos dentro de otros insectos, sus huevos están equipados con virus. Estos virus combaten las defensas de los insectos infectados y garantizan la supervivencia de los huevos.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com