• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Astronomía
    Ejemplo de White Dwarf Star

    Algunas estrellas se convierten en enanas blancas cerca del final de sus vidas. Una estrella en esta fase de su existencia es superdensa; puede tener la masa del sol siendo tan grande como la Tierra. Una de las primeras estrellas enanas blancas jamás observadas es la compañera de Sirius, en la constelación de Canis Major. Las dos estrellas, que forman un sistema binario, se conocen como Sirio A y Sirio B.

    Formación

    En el transcurso de su vida, una estrella como el sol finalmente quema todo su combustible nuclear, y como lo hace, la fuerza de la gravedad hace que colapse. Al mismo tiempo, sus capas exteriores se expanden, y la estrella se convierte en un gigante rojo. La temperatura en el núcleo de una estrella en esta etapa permanece alta, y el núcleo se vuelve superdenso a medida que la gravedad continúa comprimiéndolo y los procesos nucleares comienzan a convertir helio en carbono y elementos más pesados. La capa externa del gigante rojo finalmente se expande en una nebulosa planetaria, dejando atrás el núcleo denso y caliente, que es una estrella enana blanca.

    Características

    Cuando un gigante rojo se ha convertido una enana blanca, la fusión ha cesado, y la estrella no tiene suficiente energía para contrarrestar la fuerza de la gravedad. En consecuencia, la materia se comprime tanto que todos los niveles de energía se llenan de electrones, y los principios mecánicos cuánticos evitan que se reduzca aún más. Debido a este proceso, hay un límite para la masa de la enana blanca: 1,4 veces la masa del sol. La gravedad de la superficie es 100.000 veces mayor que en la Tierra, y la atmósfera, que es en su mayoría gases livianos como el hidrógeno y el helio, es atraída muy cerca de la superficie.

    Sirius B

    Astrónomo y el matemático Friedrich Bessel hipotetizó la existencia de Sirius B en 1844, basándose en observaciones del mucho más visible Sirius A. El astrónomo Alvan Clark fue el primero en verlo en 1862. Observarlo es difícil porque está más cerca de Sirius A que Mercurio al sol, y es 8.200 más débil que el Sirio A. Con un diámetro de solo 0.008 que el del sol, es incluso más pequeño que la Tierra, pero su masa es del 97.8 por ciento al 103.4 por ciento del del sol. Es tan denso que 1 pulgada cúbica de su material pesaría 13,6 toneladas métricas (15 toneladas) en la Tierra.

    La Nebulosa Helix

    Cuando un gigante rojo se quema, lo que queda de su combustible y el núcleo continúa encogiéndose, su campo gravitatorio se vuelve demasiado débil para contener las capas externas de gas y comienzan a alejarse, formando lo que los astrónomos llaman una nebulosa planetaria. Un ejemplo es la pintoresca Helix Nebula, conocida popularmente como el Ojo de Dios, que se encuentra en la constelación de Acuario. La enana blanca en el centro de la nebulosa sigue emitiendo grandes cantidades de radiación ultravioleta, que calienta los gases en la nebulosa y le da sus colores característicos.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com