• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Geología
    La distribución de los fósiles y la teoría de la tectónica de placas

    Según la teoría de la tectónica de placas, los continentes no están rígidamente fijados a la superficie de la Tierra. Estas enormes masas de tierra, denominadas placas, cambian gradualmente de posición una con respecto a la otra a medida que se deslizan sobre el material subyacente. En consecuencia, el mapa de la superficie de la Tierra está cambiando constantemente a lo largo de escalas de tiempo geológicas. Algunas de las pruebas más persuasivas para esta teoría provienen de la distribución de fósiles.
    The Fossil Record

    Los fósiles son los restos conservados de animales o plantas que se encuentran dentro de la roca. Son útiles para fechar material geológico, porque indican qué especies estaban vivas en el momento en que se formó la roca. La distribución geográfica de los fósiles también es útil para comprender cómo se propagan y evolucionan las diferentes especies a lo largo del tiempo. Sin embargo, hay algunas anomalías en esta distribución que los primeros geólogos tuvieron dificultades para explicar. Diferentes continentes, mismos fósiles

    El problema básico es que a veces se puede encontrar la misma especie fósil en ubicaciones geográficas muy separadas. Un ejemplo es un reptil extinto llamado Mesosaurus, que floreció hace 275 millones de años. Este fósil se encuentra en dos áreas localizadas, en el sur de África y cerca del extremo sur de América del Sur. Hoy, estas áreas están separadas por casi 5,000 millas de Océano Atlántico. Aunque Mesosaurus era una criatura que habitaba en el mar, habitaba en aguas costeras poco profundas y era poco probable que hubiera cruzado una extensión de océano tan grande.
    Teoría de Wegener

    A principios del siglo XX, un geólogo alemán llamado Alfred Wegener propuso su teoría de la deriva continental, que fue un precursor de la teoría moderna de la tectónica de placas. Basado en la similitud de los fósiles en África y América del Sur, propuso que estos dos continentes se unieran una vez y que el Océano Atlántico se abriera entre ellos después de que se formaron los fósiles. Esta teoría también explicaba el aparente "ajuste de rompecabezas" de los dos continentes, que se había observado desde la primera vez que se mapearon.
    Más evidencia fósil

    Además de vincular África con Sudamérica, la distribución de fósiles sugiere que otros continentes alguna vez fueron contiguos entre sí. Por ejemplo, la planta de helecho Glossopteris, que floreció hace casi 300 millones de años, se encuentra en la Antártida, Australia e India, así como en África y América del Sur. Esto indica que Glossopteris vivió en un momento en que todos estos continentes se unieron en un solo supercontinente, al que los geólogos se refieren como Pangea.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com