• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Otro
    En un gran avance, los científicos hicieron un corazón humano con una impresora 3D

    Los científicos israelíes han hecho lo que ningún investigador ha hecho antes: han hecho un corazón humano, todo usando tejido humano y una impresora 3D.

    El equipo comenzó con una muestra humana de tejido graso . Luego, utilizaron la ingeniería genética para asegurarse de que algunas de las células de ese tejido se convirtieran en las diferentes partes que necesitan los corazones para funcionar, como los vasos sanguíneos y las células musculares. Una vez programados, cargaron esas células en una impresora 3-D equipada con una representación artística de un corazón, así como tomografías computarizadas del donante de tejido. La impresora comenzó a producir, capa por capa, un corazón pequeño.

    Una vez que se completó la estructura, los investigadores la incubaron y le dieron el oxígeno y los nutrientes que los corazones humanos necesitan para latir. Y después de un par de días, eso es exactamente lo que comenzó a hacer.
    Sciencing Video Vault

    Esto no significa que los científicos puedan comenzar a imprimir corazones de pleno funcionamiento para todos. Por un lado, este corazón impreso es pequeño; solo es adecuado para un animal del tamaño de un conejo.

    Tampoco funciona completamente en la forma en que los humanos necesitan que sean sus corazones. Es el primer corazón impreso que incluye células, vasos sanguíneos, ventrículos y cámaras, pero en su mayor parte, esos elementos funcionan individualmente. Los científicos necesitan modificarlo para que esos componentes puedan trabajar juntos para bombear sangre por todo el cuerpo. Lo siento, ¿qué? ¿Puede simplemente imprimir un órgano?

    Bueno, no puede simplemente imprimir un órgano. El proceso es complejo y requiere recursos con los que no hay muchos hospitales aún equipados, incluso para órganos mucho menos complicados que el corazón. Pero sí, los profesionales médicos han estado usando métodos de impresión 3D para producir órganos durante años.

    Los pacientes que necesitan nuevas vejigas y riñones han cambiado sus vidas con órganos impresos desde sus propias células. A medida que avanza el campo, tiene el potencial de mejorar completamente el estado actual de la donación de órganos.

    En este momento, saber que necesita un nuevo órgano puede ser una noticia médicamente devastadora. En los EE. UU., Hay más de 100,000 personas actualmente en espera de un trasplante que salva vidas, y aproximadamente 20 personas mueren cada día porque no reciben uno lo suficientemente pronto. Mientras tanto, a menudo se cargan con las facturas médicas, o tienen que suspender sus vidas debido a complicaciones de la enfermedad.

    Incluso cuando las personas reciben un trasplante, uno de los mayores riesgos es el rechazo. Los médicos hacen todo lo posible para asegurarse de que el donante de órganos y el receptor sean una buena combinación, pero a veces, el sistema inmunitario del receptor hace lo que normalmente está diseñado para hacer: atacar a los invasores extranjeros. Por supuesto, en el caso de un trasplante de órganos, el nuevo órgano viene en paz, pero el cuerpo no siempre puede discernir eso. Sin embargo, los órganos impresos a menudo se producen utilizando células de dentro del cuerpo del receptor. Eso no solo elimina la necesidad de un donante humano por separado, sino que también garantiza que el sistema inmunológico del paciente reciba con satisfacción el nuevo órgano impreso cuando se introduce en el cuerpo. ¿Cuál es el próximo paso para este pequeño corazón?

    Uno de los mayores desafíos para el equipo en el futuro será crear un corazón lo suficientemente grande como para soportar un sistema vascular más eficiente y complejo. Eso requerirá más impresión, por lo que los científicos deberán encontrar una manera de mantener vivas las células durante ese proceso.

    Todavía estamos a muchos años de ese futuro tentador sin líneas de espera de trasplantes y órganos impresos sanos. Pero este pequeño corazón impreso en 3D es un gran paso en el camino hacia ese futuro.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com