• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Naturaleza
    ¿Cuáles son los beneficios de los procariontes?

    La vida en la Tierra comenzó hace más de 3.700 millones de años con la aparición de los procariotas, la vida más primitiva conocida que existe. Los procariotas, mejor conocidos como bacterias, no poseen núcleo ni maquinaria celular avanzada. Son unicelulares y son solo una pequeña fracción del tamaño de una planta o célula animal. A pesar de su construcción primitiva, los procariotas son la vida más poblada del planeta, superando a todas las otras formas de vida, combinadas, en muchos órdenes de magnitud. Sin procariotas, no existiría ninguna otra vida.

    Atmósfera de oxígeno

    Las bacterias crearon los niveles de oxígeno en la atmósfera, comenzando hace unos 2.500 millones de años. Estos fotosintetizadores iniciales, llamados cianobacterias, todavía existen en la actualidad. Sus antepasados ​​vivían en un mundo sin oxígeno atmosférico y utilizaban la energía del sol y los productos químicos de los océanos primordiales para crear sus propios alimentos, similares a las plantas modernas. Las cianobacterias generan gas oxígeno, un veneno para toda la vida temprana, como desecho. Durante los próximos 300 millones de años, los niveles de oxígeno en la atmósfera y el océano se acumularon debido enteramente a estas criaturas microscópicas. Las especies primordiales murieron en extinciones en masa a medida que los niveles de oxígeno aumentaron, pero la vida tolerante al oxígeno evolucionó para llenar los nichos vacíos. La vida moderna no existiría sin estas primeras bacterias creadoras de oxígeno.

    Desglose de residuos

    La vida más pequeña en la Tierra tiene el papel más importante: descomponer y reciclar todos los desechos. Las cáscaras y cadáveres de plantas y animales muertos y materia excretada de todo tipo contienen nutrientes vitales y energía almacenada. Sin una forma de devolver esos nutrientes al suelo, la vida agotaría rápidamente todos los nutrientes disponibles en el planeta. Muchas especies de bacterias se alimentan de estas fuentes de energía, descomponen los desechos en sus moléculas más pequeñas y los devuelven al suelo, donde vuelven a entrar en la cadena alimentaria. Algunas especies de bacterias incluso consumen petróleo y ayudaron a descomponer y eliminar rápidamente grandes volúmenes de petróleo del derrame de Deepwater Horizon en el Golfo de México en 2010.

    Producción de alimentos

    Sin procariotas, la sociedad nunca experimentaría una amplia gama de alimentos. Cualquier cosa fermentada, como cerveza, vino, yogur, suero de leche, crema agria, pepinillos, aceitunas y pan de masa fermentada, debe su existencia a varias especies de bacterias beneficiosas que producen ácidos que preservan los alimentos como subproductos metabólicos. Los procariotas también ayudan a producir queso, insulina para diabéticos, vinagres, chucrut, vitaminas, salsa de soja y cientos de otros alimentos y medicinas en todo el mundo.

    Digestión Humana

    A menudo se pasa por alto y se piensa que es poco halagüeño términos, las bacterias intestinales realizan muchas tareas a cambio de comida y refugio. La población bacteriana residente en un solo colon humano es un orden de magnitud mayor que la cantidad total de células humanas en el huésped. Esta enorme reserva de actividad metabólica ayuda a digerir los alimentos, estimula el peristaltismo, actúa en concierto con el sistema inmunitario para expulsar los patógenos y produce vitamina K para ayudar a coagular la sangre. El cuerpo humano no puede realizar ninguna de estas tareas solo y sobrevivir: las bacterias son esenciales para la supervivencia humana.

    Inmunidad humana

    Además de colonizar el tracto digestivo, los procariotas colonizan cada superficie exterior de un ser humano cuerpo desde el momento del nacimiento. Estas bacterias existen en una relación de beneficio mutuo con su anfitrión. Las bacterias tienen un lugar para vivir y colonizar. A cambio, estas especies defienden su "hogar", la piel del huésped, de bacterias patógenas y hongos que invaden oportunistamente la piel. El sistema inmunitario del huésped gasta menos energía en esta disposición, lo que le permite concentrarse en otras tareas, como combatir virus y destruir células precancerosas.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com