• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Naturaleza
    Impactos de la Ingeniería Genética en la Biodiversidad

    Los cultivos genéticamente modificados incluyen variedades de maíz, algodón y patatas. Estas plantas tienen un gen bacteriano de Bacillus thuringiensis (Bt) insertado en su genoma. El gen Bt codifica la síntesis de una toxina que mata a las larvas de insectos. Otros cultivos están genéticamente modificados para resistir un herbicida específico. Si bien estos cultivos potencialmente pueden alimentar a la creciente población mundial, también plantean riesgos graves para la variedad natural de organismos o la biodiversidad.

    Uso de herbicidas

    Los herbicidas son tóxicos para muchas especies. Cuando se aplica un herbicida a través de paisajes agrícolas, los productos químicos nocivos entran en los ecosistemas naturales. Muchos creen que los cultivos resistentes a los herbicidas fomentan un mayor uso de herbicidas, y cuando se usan más herbicidas, incluso más productos químicos terminan en los sistemas naturales. Estos químicos matan plantas nativas que alimentan animales y enferman a los anfibios directamente, causando una disminución en la biodiversidad.

    Out-crossing

    Cuando los genes de cultivos genéticamente modificados ingresan al medio ambiente, tienen el potencial de perturbar comunidades de plantas naturales, amenazan la biodiversidad y entran en los suministros de alimentos humanos. En septiembre de 2000, StarLink, una variedad de maíz Bt no aprobado para el consumo humano fue descubierto en los caparazones de tacos en los Estados Unidos. Durante los meses siguientes, StarLink también fue descubierto en varios productos de maíz amarillo, algunos fuera del país. Al principio, se sospechaba que algunos productores ignoraban los acuerdos de no vender StarLink a las fábricas. Sin embargo, las entrevistas con los productores revelaron que muchos de ellos no habían recibido instrucciones claras sobre la venta de StarLink a las fábricas, o que se les había dicho que la variedad no aprobada sería aprobada en el momento de la cosecha. Los puntos exactos en los que StarLink ingresó a la línea de suministro permanecen desconocidos, y de acuerdo con una serie del Proyecto Educativo de Problemas Públicos de Organismos Genéticamente Modificados de la Extensión Cooperativa de Cornell, puede haber llegado a más de la mitad de los suministros de maíz de los Estados Unidos. >

    Resistencia a los herbicidas

    Las áreas donde se originan las especies de cultivos son particularmente vulnerables al cruce con variedades locales. En México, donde existen más de 100 variedades únicas de maíz, está prohibido el maíz genéticamente modificado. A pesar de la prohibición, se han encontrado genes de maíz genéticamente modificado en maíz mexicano. Genetistas de plantas en la U.C. Riverside ha demostrado que el flujo de genes de muchos cultivos criados convencionalmente aumenta la maleza en parientes silvestres y hay algunos casos en que las plantas de cultivo se han convertido en malas hierbas. El aumento de malezas es una preocupación cuando las plantas modificadas genéticamente pueden competir más con otras especies produciendo más semillas, dispersando más polen o semillas, o creciendo más vigorosamente en ambientes específicos. Los girasoles transgénicos pueden producir un 50 por ciento más de semillas que sus contrapartes tradicionales y algunos investigadores están preocupados de que las plantas modificadas genéticamente puedan desplazar gradualmente la valiosa diversidad genética.

    Bt Toxin

    Las toxinas producidas por cultivos genéticamente modificados amenazan la biodiversidad, y según el Sierra Club, la ingeniería genética debe considerarse ambientalmente peligrosa. Un estudio de la Universidad de Cornell muestra que la toxina Bt mata a las larvas de especies beneficiosas, no objetivo, como polillas y mariposas. Estudios similares indican una reducción de otras especies beneficiosas, incluyendo crisopas y mariquitas. La toxina también persiste en los sistemas de raíces del maíz Bt y en los residuos vegetales mucho después de que los cultivos se cosechen y puede tener consecuencias perjudiciales para millones de microorganismos que viven en el suelo y mantienen su fertilidad. Cuando la toxina Bt se une a las partículas del suelo, puede persistir durante dos o tres meses. Esto puede tener un impacto negativo en los invertebrados acuáticos y del suelo, así como en los procesos de ciclo de nutrientes que se producen en las especies bacterianas.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com