• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Geología
    Cinco tipos diferentes de fósiles

    Los fósiles, los restos de organismos prehistóricos u otra evidencia de vida prehistórica, te dicen mucho sobre cómo era el mundo hace millones o incluso miles de millones de años. Cinco tipos diferentes de fósiles son fósiles corporales, moldes y moldes, fósiles de petrificación, huellas y huellas, y coprolitos. En 2017, los investigadores confirmaron que los fósiles más antiguos, que se encontraron en una roca en el oeste de Australia, demuestran que la vida existió en la Tierra hace más de 3.500 millones de años.
    Fósiles corporales

    Los fósiles de cuerpo entero son restos enteros de organismos prehistóricos, incluidos los tejidos blandos, como los insectos embalsamados en la savia de los árboles que se endurecen para crear ámbar. Por lo general, los tejidos blandos como la piel, los músculos y los órganos se desintegran después de la muerte, dejando solo la cáscara dura o el esqueleto óseo. Los animales con esqueletos débiles, como los insectos y los camarones, tienen menos probabilidades de ser preservados. Dos ejemplos de fósiles corporales - huesos y dientes - son los tipos más comunes de fósiles. Moldes y moldes

    Los moldes y moldes son otros tipos de fósiles corporales. Un molde es una huella dejada por el caparazón de un esqueleto duro en la roca circundante, como los huesos de dinosaurios enterrados debajo de muchas capas de sedimento. Un molde puede ser interno o externo. Hay un molde interno en la parte inferior del caparazón que queda en la superficie de la roca que se formó cuando la arena o el barro llenaron el interior del caparazón. Un molde externo está en el exterior de la carcasa. Cada vez que una cáscara o hueso se desprende de la roca, deja un molde externo detrás.

    Las réplicas de los moldes se conocen como moldes, que pueden producirse naturalmente cuando el espacio que queda después de la eliminación del molde se llena de sedimento. Los paleontólogos también pueden producir moldes a partir de moldes con goma de látex o arcilla de modelar para aprender más sobre los fósiles.
    Fósiles de permineralización y petrificación

    Cuando el agua subterránea satura los restos de una planta o animal después de que muere, a veces los materiales del organismo se disuelven, y minerales como la calcita, el hierro y la sílice los reemplazan. Los fósiles se forman en la forma original del organismo, pero la composición es diferente y es más pesada. Este proceso se conoce como permineralización.

    Los fósiles de petrificación se forman cuando la materia orgánica se reemplaza completamente por minerales y se convierte en piedra. El tejido original se replica en cada detalle. La madera petrificada es un ejemplo de petrificación.
    Huellas y caminos

    Las huellas, caminos, senderos y madrigueras a través del barro a veces se endurecen y se convierten en fósiles conocidos como restos fósiles. Estos dan información sobre cómo se comportaron los animales cuando estaban vivos, como cómo se movían y cómo y dónde se alimentaban. Las vías, que son varias huellas juntas, a veces incluyen impresiones hechas por otra parte de la criatura, como su cola arrastrándose detrás de ella.
    Heces fosilizadas

    Coprolitos (heces fosilizadas, también conocidas como piedra de estiércol) dar pistas sobre dónde vivían ciertos animales y qué comían. Los coprolitos son raros porque las heces generalmente se descomponen rápidamente. Los coprolitos más comunes son de organismos marinos, particularmente peces y reptiles. Consisten en restos no digeribles de los alimentos del organismo, como trozos de escamas, dientes, conchas y huesos. Los coprolitos se conservan por petrificación o molde y molde.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com