• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Química
    Acero laminado en caliente vs. Acero laminado en frío

    El laminado en caliente y el laminado en frío son dos métodos para dar forma al acero. Durante el proceso de laminado en caliente, el acero se calienta hasta su punto de fusión mientras se trabaja, cambiando la composición del acero para hacerlo más maleable. Durante el laminado en frío, el acero se templa o se expone al calor y se deja enfriar, lo que mejora la ductilidad. El acero se conforma a temperatura ambiente, lo que aumenta la dureza del producto terminado.

    Tratamiento rugoso

    Durante el laminado en caliente, el acero se calienta justo por debajo de su punto de fusión y luego se lo somete repetidamente a rodando, haciéndolo más delgado y más largo. Este proceso reconfigura la estructura cristalina del acero, haciéndolo mucho más suave y maleable. Una vez que el acero ha sido laminado, se somete a un proceso de descascarillado que elimina el hierro oxidado de la superficie del acero. Luego, un proceso de desbaste calienta el acero una última vez para terminar de rodar. El acero puede alcanzar temperaturas de hasta 2.100 grados Fahrenheit durante el proceso de desbaste. Finalmente, el acero se vuelve a descalcificar y se completa al grosor del producto final.

    Suficientemente caliente para manejar

    El acero laminado en caliente es maleable y perfecto para aplicaciones industriales, como vigas estructurales y vías férreas. y chapa. El acero laminado en caliente tiene una apariencia azul grisácea y una sensación áspera una vez que completa el proceso de laminado y seguirá siendo maleable y suave. Debido a que el acero conserva su ductilidad, puede moldearse en formas muy precisas o distintas. El laminado en caliente también es el proceso preferido para las formas de acero más grandes en comparación con el laminado en frío.

    Taste My Cold Steel

    El laminado en frío procesa acero en formas básicas como tubos, cuadrados y láminas sin calor, lo que garantiza que el acero mantenga un nivel increíblemente alto de resistencia y resistencia. En el proceso de laminación en frío, el acero es recocido, durante el cual las bobinas calientan el acero hasta su punto de fusión. El acero se deja enfriar lentamente a temperatura ambiente en aire inmóvil. Este proceso de recocido recristaliza el acero para una mayor ductilidad, pero debido a que el acero se trabaja a temperatura ambiente, mantiene su resistencia. Trabajar en acero laminado en frío es mucho más difícil que trabajar en acero laminado en caliente, por lo que solo son posibles las formas básicas.

    Enfriar bajo presión

    El acero laminado en frío es ideal para aplicaciones en las que , se desea una forma de formato más pequeño. Los materiales que van desde la chapa metálica en los automóviles hasta los tubos en los marcos de las bicicletas pueden crearse a partir de acero laminado en frío. El material acabado tiene un color gris oscuro y una superficie lisa y reflectante que es resistente a la corrosión, gracias a una película de oxidación estable en la superficie del acero acabado. El acero laminado en frío también es hasta un 20% más resistente que el acero laminado en caliente, por lo que es ideal para piezas que requieren fluctuaciones mecánicas mínimas bajo presión.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com