• Home
  • Química
  • Astronomía
  • Energía
  • Naturaleza
  • Biología
  • Física
  • Electrónica
  •  science >> Ciencia >  >> Biología
    ¿Qué contribución hizo Avery al descubrimiento del ADN?

    Oswald Avery era un científico que trabajaba en el Instituto Rockefeller de Investigación Médica desde 1913 en adelante. En la década de 1930, concentró su investigación en una especie bacteriana llamada Streptococcus pneumoniae. En la década de 1940, utilizando estas bacterias, ideó un experimento que demostró que las bacterias sin cápsulas podían "transformarse" en bacterias con cápsulas mediante la adición de material de una cepa capsulada. El descubrimiento fue llamado el "principio transformador" y a través de sus experimentos, Avery y sus colaboradores descubrieron que la transformación de la bacteria se debía al ADN. Anteriormente, los científicos pensaban que rasgos como este eran transportados por las proteínas, y que el ADN era demasiado simple para ser materia de los genes.

    El trabajo de Frederick Griffith

    El trabajo de Avery se unió al Instituto Rockefeller principalmente en la cápsula de diferentes cepas de Streptococcus pneumoniae, ya que pensaba que la cápsula era importante en la enfermedad causada por la bacteria. De hecho, descubrió que las cepas sin una cápsula eran inofensivas. También notó que en Inglaterra en 1928 [ver ref 1, párrafo 3] otro científico, Frederick Griffith, había logrado producir la enfermedad en ratones usando una cepa viva no encapsulada. El mecanismo de Griffith consistía en inyectar a los ratones una cepa viva no encapsulada y una cepa capsulada destruida por calor. Usando el trabajo de Griffith como base, Avery decidió descubrir qué estaba pasando en la cepa inofensiva no encapsulada de la cepa capsulada muerta.

    Paso de purificación

    A principios de la década de 1940, [ref 2 para 1] Avery y sus colegas Colin McLeod y Maclyn McCarty primero replicaron el logro de Griffith en la transferencia de la capacidad de formación de cápsulas de una cepa capsulada muerta a una cepa viva no encapsulada. Luego purificaron la sustancia que impulsaba la transformación. A través de diluciones cada vez más pequeñas, descubrieron que solo 0.01 microgramos eran suficientes para transformar sus células vivas en células encapsuladas.

    Probar la sustancia

    Avery y sus colegas luego evaluaron las características del sustancia transformadora. Probaron su composición química, como su contenido de fósforo, que está presente en el ADN, pero menos en las proteínas. También verificaron las características de absorción de la luz ultravioleta de la sustancia. Ambas pruebas apuntaban a que el ADN es la sustancia transformante y no la proteína. Finalmente, trataron la sustancia con enzimas que descomponen el ADN llamado DNAs, enzimas que descomponen el ARN llamado RNAs y enzimas que descomponen las proteínas. La sustancia también tenía un peso molecular compatible con el ADN y reaccionó positivamente a la prueba Dische difenilamina, que es específica para el ADN. Todos los resultados apuntaban a que la sustancia transformante era ADN, y Avery y sus colaboradores publicaron su descubrimiento en 1944.

    Valor para la Ciencia

    Los genetistas de la época pensaban que los genes estaban hechos de proteína, y por lo tanto esa información fue transportada por proteína. Avery y sus colegas utilizaron su experimento para afirmar que el ADN era el material genético de la célula, pero también señalaron en su artículo que era posible que alguna otra sustancia unida al ADN, y no detectada por su experimento, fuera la sustancia transformante. Sin embargo, a principios de la década de 1950, sus hallazgos se confirmaron en más estudios de ADN, que confirmaron que el ADN era de hecho la molécula informacional de la célula, permitiendo que las características estructurales y bioquímicas se heredaran de generación en generación.

    © Ciencia http://es.scienceaq.com